lunes, 21 de junio de 2010

Birmania.- Las fuerzas armadas y grupos humanitarios asistían a los habitantes del noroeste de Mianmar (Birmania), donde inundaciones y deslizamientos dejaron 63 muertos y afectaron a unas 15.000 familias, dijeron el lunes Naciones Unidas y medios estatales. 

Las lluvias torrenciales en el estado de Rakhine desataron inundaciones y aludes de lodo que arrastraron casas, dañaron escuelas y puentes y causaron 63 muertes, según la cifra oficial más reciente. 

La cifra de víctimas podría subir porque los aldeanos regresaban a viviendas sobre colinas empinadas que seguían siendo vulnerables a posibles deslizamientos, dijo un funcionario de la ONU que pidió no ser identificado. 

Comandantes militares locales y otras autoridades ayudaron a las víctimas e inspeccionaron las tareas de auxilio en las regiones más afectadas, Buthidaung y Maungdaw, informó el diario Nueva Luz de Mianmar.   Muchas de las víctimas estaban alojadas en escuelas y otros albergues temporales desde que las lluvias comenzaron el 13 de junio.

Recién amainaron a mediados de semana.   El gobierno, Naciones Unidas y otros grupos humanitarios proveían ropas, medicamentos, utensilios hogareños, comida y dinero a las víctimas, dijeron medios estatales y un comunicado de prensa de la ONU. 

http://eldia.com.do

No hay comentarios:

Publicar un comentario